Skip to main content

Ayudar a los mayores a mantenerse frescos cuando hay temperaturas altas

Un taxi en una ciudad durante el verano.

Las olas de calor pueden ser muy peligrosas para las personas mayores de 65 años que tienen afecciones crónicas.

SI LA TEMPERATURA AUMENTA, TAMBIÉN AUMENTAN LOS RIESGOS PARA LAS PERSONAS MAYORES.

Las olas de calor nunca son sencillas, pero en las ciudades son muy crudas. El pavimento y el metal retienen el calor, por lo que en las ciudades puede llegar a hacer 10º más que en los suburbios. Las olas de calor pueden ser muy peligrosas para las personas mayores de 65 años que tienen afecciones crónicas.

La mejor manera de evitar las enfermedades relacionadas con el calor es configurar el aire acondicionado (AA) en 78 °F. Es posible que su ser querido no tenga uno o que se averíe o deje de funcionar durante temperaturas de calor extremo. Abra las ventanas, pero cierre las persianas lo máximo posible para reducir la entrada de la luz solar. Use ventiladores durante el día y la noche para que el aire circule constantemente.

Estos son otros consejos:

Verifique que las rejillas y los filtros del aire acondicionado estén limpios.

Tenga a mano mucho líquido. Si su familiar tiene una enfermedad cardíaca, renal o hepática, hable con el médico sobre cuánto puede tomar.

Asegúrese de que use ropa liviana y holgada.

La ciudad de Nueva York abre centros de enfriamiento cuando el índice de calor es peligrosamente elevado. Llame al 311 (TTY: 212-504-4115) o visite http://gis.nyc.gov/oem/cc/index.htm durante una emergencia de calor para encontrar uno cerca. Las bibliotecas, los centros para personas mayores y los centros comunitarios a menudo sirven como centros de enfriamiento durante las olas de calor.

Si su familiar vive solo, asegúrese de contar con un vecino o amigo para que verifique que esté bien.

Para reducir la fobia a estar encerrado, salga al aire libre por la mañana y la tarde. Vaya a un lugar con aire acondicionado, como una librería o un cine.

Los calambres en las piernas o los cólicos son a menudo el primer signo de una enfermedad relacionada con el calor. Trate los calambres y los cólicos leves de inmediato descansando y bebiendo líquido. Si son graves o también presenta náuseas, busque atención médica.

La fatiga, los dolores de cabeza, los mareos, la confusión, el pulso débil y la respiración superficial son signos de agotamiento por calor e insolación. En el caso del agotamiento por calor, la piel se vuelve pegajosa o sudorosa, mientras que, en una insolación, se enrojece, y se vuelve caliente y seca.

Trate el agotamiento por calor colocando los pies hacia arriba, usando paños húmeros y frescos sobre la piel, y proporcionando agua o soluciones electrolíticas. Si esto no ayuda, busque atención médica. El agotamiento por calor puede provocar insolación. La insolación es una emergencia médica. Llame al 911 de inmediato.

Incluso si el calor no le resulta una molestia, puede causar problemas para una persona mayor. Las condiciones que pueden provocar calambres o cólicos por calor en un adolescente pueden provocar agotamiento por calor en una persona de 40 años e insolación en alguien de más de 60 años.

Acerca del autor

etrdev