Skip to main content

Incluirse en la lista de prioridades

Mujer de mediana edad en una pose de yoga.

Cuando es responsable del cuidado de alguien más, ya sea un padre mayor, niño, cónyuge u otro ser querido, puede resultar muy sencillo descuidar su propia salud. Sin embargo, para hacer el mejor trabajo como cuidador, es importante que se incluya en la lista de prioridades. Si se mantiene saludable física y emocionalmente, puede reducir su nivel de estrés, administrar mejor las responsabilidades de brindar cuidado y mejorar su calidad de vida. 

VISITAS Y PRUEBAS MÉDICAS

Las citas médicas son fundamentales para la persona que está cuidando, pero también lo son para usted. Si se toma el tiempo para consultar a su médico con regularidad, puede evitar problemas antes de que aparezcan. Una forma de aliviar el estrés de las visitas médicas es buscar un médico con el que se sienta cómodo para hablar. Le recomendamos que elija a un médico que lo ayude a tomar medidas para prevenir problemas o detectarlos con anticipación, en lugar de esperar a tratar las afecciones una vez que aparezcan. Después de encontrar al médico adecuado, programe controles regulares y asegúrese de colocarse las vacunas y hacerse las pruebas de detección correspondientes en el momento adecuado. Esto incluye controles regulares del peso, lecturas de la presión arterial al menos cada dos años y un recuento completo de lípidos en sangre al menos cada cinco años. Además, hable con su médico sobre cuándo debería hacerse las siguientes pruebas:

  • Una prueba en ayunas de control de glucosa en sangre (generalmente cada tres años después de los 45 años).
  • Pruebas regulares de detección de cáncer rectal y de colon (a partir de los 50 años).
  • Exámenes regulares de la piel para buscar signos de cáncer de piel.
  • Un examen de la vista cada tres a cinco años.
  • Controles odontológicos dos veces al año.
  • Para los hombres: Pruebas de detección de cáncer de próstata (a partir de los 50 años).
  • Para las mujeres: Prueba de detección de cáncer de mama (con una mamografía) cada uno o dos años (generalmente a partir de los 40 años), exámenes pélvicos anuales y una prueba de Papanicolaou al menos cada dos o tres años, pruebas de tiroides regulares después de los 45 años y una prueba de densidad ósea después de la menopausia.

SALUD Y CONDICIÓN FÍSICA

Cuando se trata del estilo de vida en general, tanto hombres como mujeres deben esforzarse por desarrollar e implementar los mismos hábitos saludables, como los siguientes:

  • Llevar una dieta equilibrada y nutritiva.
  • Dormir lo suficiente.
  • Dejar de fumar.
  • Manejar el estrés y las emociones negativas.
  • Intentar mantener un buen equilibrio entre el trabajo y la vida.
  • Desarrollar relaciones positivas y de contención.
  • Hacer ejercicio con regularidad.

Acerca del autor

Equipo editorial de VNSNY CHOICE