Skip to main content

La comunicación y la demencia

Una hija reconforta a su madre que mira fijamente a la distancia.

CÓMO PUEDEN LOS CUIDADORES EVITAR LAS DISCUSIONES Y LA FRUSTRACIÓN

Cuidar de alguien con pérdida de la memoria puede ser extremadamente frustrante. Las personas que tienen Alzheimer y otras formas de demencia suelen experimentar delirios y alucinaciones. Los delirios son creencias falsas, como pensar que un familiar le está robando. Las alucinaciones son percepciones falsas, como escuchar o ver algo que no existe.

El instinto natural es asegurarle a la persona que estos pensamientos o percepciones no son reales. Sin embargo, corregirla o hacerla entrar en razón raramente funciona, y a menudo solo genera frustración para ambas. En cambio, haga lo siguiente:

  • Escuche lo que la persona dice.
  • Reconozca sus sentimientos.
  • Tranquilícela.
  • Redirija su atención o distráigala cuando pueda.

Por ejemplo, puede que su padre piense que hay extraños mirándolo por la ventana de su habitación. En lugar de decirle que está equivocado, dígale que está de acuerdo en que eso sería aterrador. Asegúrele que está seguro con usted y luego sugiérale que vaya a buscar un refrigerio a la cocina. Considere cerrar las cortinas antes de que vuelva a la habitación. Del mismo modo, si su esposa está convencida de que le robó su billetera, ofrézcale ayuda para buscarla. Otros consejos que podrían ser útiles:

Reduzca las distracciones que podrían ocasionar o generar más confusión. Usar iluminación brillante puede minimizar las sombras que se podrían malinterpretar, y poner el televisor o la música en un volumen bajo puede reducir los ruidos de fondo que podrían generar más confusión.

Tocar a una persona con delicadeza, como darle una palmada en el brazo, puede ayudar a que vuelva a concentrarse en el momento y lugar presente.

Tómese en serio las preocupaciones de su ser querido. Hágale saber que le importa. Su tono de voz y sus expresiones faciales son importantes.

No se moleste ni se enoje si lo acusan. Una sonrisa y una palabra de aliento pueden servir de mucho para reconfortar a una persona que sufre demencia.

Tenga en cuenta que su ser querido puede experimentar delirios y alucinaciones que le dan consuelo. De ser así, quizás no necesite que lo resuelva. Además, recuerde que es posible que su ser querido sea una víctima, por lo que debe permanecer atento a los signos de abuso e investigar sospechas o acusaciones que podrían ser verdaderas.

Acerca del autor

Equipo editorial de VNSNY CHOICE